Atresmedia amenaza con recuperar ‘Fama, ¡a bailar!’

  • 11-18-2015
  •  Antena 3
  • Atresmedia anunciaba esta mediodía la adquisición de los derechos de ‘Floor Filler’, formato original en el que se basa el talent show ‘Fama, ¡a bailar!’ que se emitió entre 2008 y 2011 en las sobremesas de Cuatro llegando a lograr una notable audiencia para el canal y algo insólito, que los alumnos de institutos y colegios de primaria exigiesen a sus profesores acabar antes las clases para no perdérselo. La cadena todavía no ha anunciado si pretende recuperar el formato para emitirlo en Antena 3 o en alguno de sus canales parasitarios como La Sexta, Neox, Nova… o enterrarlo al fondo del cajón para que nadie se atreva a recuperarlo, bajo pena de catapulta.

    Presentado durante cuatro temporadas por Paula Vázquez, que en el pasado fue «la niña guapa que va de tía buena» a las que ahora ella misma critica, y posteriormente por Tania Llasera en su quinta y última edición por desgaste del formato y la huida de su pilar maestro, director de «la escuela» y bailarín Víctor Ullate Roche, fue todo un hito de su época logrando incluso que sus concursantes realizasen giras por los pueblos de España mostrando sus habilidades como bailarines, muchas de ellas canceladas por impagos o falta de aforo.

    El resto del elenco lo formaban la coreógrafa Lola González, jefa de estudios, y los profesores de funky, clásico y street-dance respectivamente, Rafa Méndez (El baile del gorila), Marbelys Zamora (Pequeños Gigantes) y Sergio Alcover a los que en siguientes temporadas se les incorporarían Benji Weeratunge, profesor de comercial-dance y Pau Vázquez, profesora de jazz-fusión e incluso algún ex-concursante.

    Aunque ocultos bajo un talent show de baile, Fama ¡a bailar! no se trataba más que de otro reality show en el que primaban las relaciones personales de sus participantes, el bullying que sufrían algunos por las parejas formabas por obligatoriedad por los jefes del cotarro o incluso por todo el grupo y de coreografías picantes, mal llamadas por su precursor «coreografías Hot», con mujeres y hombres descamisetados y con ropas ceñidas que no sobrevivirían a la impuesta protección infantil horaria actual.

    La mecánica de Fama ¡a bailar!

    Separando a los 10 concursantes por parejas, cada semana cada pareja tendrá que preparar una coreografía creada por el profesor del estilo que les hayan asignado de entre los tres estilos de baile: funky, clásico y street-dance. El miércoles los concursantes tenían que enseñar sus progresos con la coreografía y los dos mejores se alzaban con una oportunidad para lograr la inmunidad arrastrando a ella a sus parejas. El jueves volvían a bailar y era entonces cuando decidían el vencedor de la inmunidad gracias a la cual se librarían de las nominaciones. El viernes repetían todos coreografía y los dos concursantes que peor lo hubiesen hecho según el estricto criterio del jurado formado por Víctor Ullate y Lola González tenían que bailar el lunes de la siguiente semana una coreografía realizada por ellos mismos y presentarla a riesgo de ser eliminados a tenor de lo que haya decidido la audiencia. Al romperse por la expulsión una de las parejas, el que está sin pareja tenía que retar a otro de los concursantes para quitarle su pareja.

    Además cada semana entrarían dos nuevos concursante que formarían pareja con el único fin de alargar la duración del programa hasta el hastío o hasta observar que la curva de audiencia del día anterior empezase a decaer. El premio por el que peleaban hasta saber el ganador en una gala emitida en prime time era formación aunque algunos incluso recibieron proposiciones para participar en musicales o incluso formar un grupo musical.

Los comentarios estan desactivados.