Nabil y Matías, ganadores de Pekín Express: La ruta de los elefantes

  • 06-29-2016
  •  La Sexta
  • El 6 de abril del 2016, aunque grabada a partir del mes de enero, la presentadora madrileña Cristina Pedroche, que repetía por segunda vez como directora de la carrera, daba el pistoletazo de salida a una nueva edición de Pekín Express, la segunda desde que se emite en el grupo Atresmedia, primero en Antena 3 y después en La Sexta, y que transcurriría en el continente asiático con final en Bombay (India). Nueve parejas relacionados de manera diferente entre sí, ex-novios, marido y mujer o amigos, y una pareja formada por la propia organización que pelearían en cada etapa por no quedar últimos, ya que de hacerlo su permanencia en el programa dependería del contenido del sobre que porta la pareja inmune, y con un amuleto como único premio en metálico para la pareja que llegase primero al final de cada etapa.

    Diez parejas que una vez más reconocían la hospitalidad del más pobre y que criticaban al más pudiente por no hacerlo, siempre y cuando éstos les acogiesen en su seno, aunque curiosamente las parejas compartieron hospicio a lo largo de las 13 etapas con personas de todo tipo de clases sociales e incluso turistas. Pero es un tópico de Pekín Express resaltar la hospitalidad del necesitado o del desfavorecido pero acordarse de todos sus ancestros al recibir un «no».

    La final no podía estar más igualada, los siempre antepenúltimos primos y que portaban la mayoría de los amuletos, cedidos en gran número por parejas rivales con las que habían hecho mayor amistad que sus rivales, y los imbatibles aristócratas se batían el cobre en una última etapa que recorrería las calles de Pekín. Tras varias pruebas en la capital china, la pareja de autodenominados frikis, Matías y Nabil, se convertirían en la pareja ganadora, los que a priori buscaban más la generosa suma en metálico que la experiencia lograban ganar etapa y concurso.

    Un exceso de tarjetas verdes

    Si algo ha marcado Pekín Express: La ruta de los elefante, han sido las tarjetas, unas tarjetas de color negro o verde, que la organización decidió incluir la pasada edición y que de ser verde permitían a la pareja eliminada seguir una etapa más pero cargando con un incómodo hándicap que podría ser desde una caja llena de pescado, eso sí podrido, que imposibilitaría la posibilidad de subir a los coches de los lugareños o cargando sobre sus cabezas un aparatoso pero sobre todo pesado turbante, éste último lo sufrieron los influenciers.

    Las tarjeta verdes salvaron de la quema a varias de las parejas, siendo los expertos en redes sociales, Jonan y Priscila, los más beneficiados por estas, logrando la organización con ellas que la carrera se extendiese hasta las 13 etapas. Algo que los seguidores del formato sufrieron al perder importancia uno de los momentos clave de la noche, el orden de llegada y las posibles expulsiones. No contentos con esto, todavía querían estirar el chicle, Atresmedia decidió hacer una repesca entre las dos últimas parejas expulsadas.

    La sombra de la sospecha sobre los aristócratas

    Si bien para ganar Pekín Express es necesario tener suerte y estar bien físicamente, en esta última edición se han echado de menos más pruebas físicas, es determinante la habilidad no ya de parar cualquier coche a riesgo de ser atropellados sino de ganarte al conductor o en su defecto al copiloto/a para que te lleven lo más lejos posible o hasta la misma meta. Jonan y Priscila se aprovecharon de un resquicio en la reglamentación y con la falsa promesa de pagarles la «carrera» una vez llegados a España avanzaron varias etapas sin que la organización se lo impidiese. Hasta que uno de los conductores, con su parte del trato cumplido, exigía a los expertos en redes sociales el pago prometido. Los pueblerinos llegaron a arrinconar a los dos concursantes y equipo que no querían pagarles. Fue en ese momento cuando tuvieron que confesar sus pecados a los espectadores y a sus compañeros, aunque varios de ellos ya habían intentado utilizar esta técnica.

    Poco después fue cuando la facilidad para parar coches de Pepe y Blanca fue puesta en duda y algunas parejas como Giorgi y Marta y los primos incluso apuntaban a la organización, no solo en el propio rodaje sino posteriormente en recientes entrevistas.

    Vídeo del momento en el que Nabil logra llegar antes que Pepe a la meta

Los comentarios estan desactivados.