‘Toy Boy’, la cosificación como reclamo

  • 01-13-2019
  •  Antena 3
  • Cuando una de las noticias que se filtra durante las últimas semanas sobre el rodaje de ‘Toy Boy’ es la identidad de los cinco strippers aderezada con varias fotografías de éstos semidesnudos ya podemos intuir hacia dónde va la ficción producida por Atresmedia y Plano a Plano.

    Si antes se estilaba, aunque todavía ocurre en la mayoría de productos, utilizar el cuerpo de la mujer como cebo, el feminismo mal interpretado interesadamente por la industria ha sustituido un género por otro. Al fin y al cabo el único interés del capitalismo es hacer caja, si antes lo hacían primordialmente con la mujer, ahora lo alternan con el del hombre, para no ser tachados de machistas.

    Seguramente la ficción que protagonizan María Pedraza (‘La casa de papel’) y Cristina Castaño (‘Cuerpo de élite’) tenga un sesudo argumento que sostenga las injustificables escenas de desnudos con las que bombardearán al espectador y que se sucedan los giros dramáticos pero la realidad es que será otra serie vacía más a la que es complicado augurarle algo más que un buen estreno y su posterior via crucis por la parrilla de Antena 3.

    Hugo Beltrán, condenado ¿injustamente? por el asesinato del marido de su amante

    La vida del stripper Hugo Beltrán, interpretado por Jesús Mosquera, se truncará cuando tras una noche de excesos se despierte amnésico en un velero junto al cadaver carbonizado del marido de su amante Macarena (Cristina Castaño).

    Hugo no podrá demostrar su inocencia pero tiene la convicción de que él no fue quien quemó a ese tipo y que hay alguien muy poderoso y meticuloso detrás que no ha perdido detalle para inculparle.

    Tras cumplir siete años en la penitenciaría, de los quince a los que fue condenado en juicio rápido, recibe la visita de una joven abogada, interpretada por María Pedraza, en representación de uno de los mejores bufetes de abogados dispuesta a ayudarle y a demostrar su inocencia.

    Primera serie con una duración a la americana

    La ficción española siempre se ha caracterizado por una duración superior a los 80 minutos que sumada a las pausas y el retraso del prime time obligaban al espectador a realizar jornadas titánicas que finalizaban cerca de las dos de la madrugada.

    Una problemática que Atresmedia quiere solucionar prolongando la duración de su programa estrella, ‘El Hormiguero’ y reducir sus series a menos de 60 minutos. Con esta medida los espectadores que tienen que madrugar no se verán en la obligación de dejar a medias sus ficciones favoritas.

Los comentarios estan desactivados.